Es el mes de concientización sobre el Síndrome de Asperger, o, como a mí me gusta decirlo, es el mes en el que celebramos el Asperger, ser Aspie, y compartimos información sobre el tema. Así que me gustaría compartir con ustedes una traducción que encontré de una parte del libro “Aspergirls” de Rudy Simone, donde explica las características de las mujeres con Síndrome de Asperger (que son, en algunos aspectos, diferentes a las que presentan los varones), y agregar mi propio comentario personal, así vemos qué tan cierto es y si puede realmente servir de guía para identificar otras chicas en el espectro:

(En negrita la traducción y en itálica mi comentario)

 

CARACTERISTICAS DE LAS CHICAS CON SINDROME DE ASPERGER:

 

Apariencia y hábitos personales:

  • Viste cómodamente de acuerdo con la practicidad y aspectos sensoriales 

Esto sí aplica a mí, muchísimo. No me fijo tanto en cómo se ve lo que uso, sino más en cómo se siente. Mi ropa favorita está basada más en qué es cómodo usar que en qué es más lindo a la vista.

  • No dedica mucho tiempo a arreglarse. Los cortes de pelo suelen ser de lavar y listo.

¡Absolutamente! No tengo ni quiero tener tiempo para estar perdiendo en hacerme peinados elaborados, con no parecer sucia o desquiciada, todo bien.

  • Pueden sentirse bien no arreglándose siempre.

Definitivamente no me molesta en lo más mínimo no arreglarme siempre. Me gusta ponerme labial, aunque muchas veces más que por una cuestión estética es por una cuestión de sequedad de piel, pero hasta ahí nomás, y no me gusta tener que estar prestando la atención extra que requiere estar pintada para hacer las cosas, cuidando no despintarse o correr la pintura, etc. Y definitivamente no me gusta ponerme delineador, pregúntenle a mi hermana, ¡ja! Sombrero sí uso, siempre.

  • La personalidad excéntrica puede verse reflejada en la apariencia.

Así me dicen… Aparentemente, no todos usan sombrero, siempre.

  • Es juvenil para su edad, en apariencia, vestimenta, comportamiento y gustos.

Eso me dicen también, no sé exactamente si seré juvenil, supongo que sí… Pero remarcando que juvenil no es lo mismo que inmadura, ojo…

  • Normalmente más expresivas de cara y gestos que los chicos con S.A.

Un problema mío recurrente es ser demasiado expresiva, muchas veces sin darme cuenta, con mi cara especialmente.

  • Les gusta leer, ver películas para evadirse: normalmente Ciencia Ficción, Fantasía, Infantiles: Pueden tener favoritas que usen como refugio.

Nada más cierto… Libros y películas, ¡y música!, son inmensamente importantes para mí. Puedo estar horas hablando sobre el universo cinemático de Marvel, en qué sentido es mejor que el de DC (team Marvel por aquí); Sherlock Holmes, los libros, las caracterizaciones en la pantalla grande y pequeña, cuál es mejor y por qué (Sherlock de BBC, obvio), etc…

  • Usan el control como técnica para manejar el estrés: normas, disciplina, rígidas en determinados hábitos, que contradicen su apariencia no convencional.

Esto sí me pasa; lo de contradecir mi apariencia, nunca lo pensé de esa manera, realmente no sé…

  • Normalmente son más felices en casa, que en otros ambientes controlados. ¡¡ABSOLUTAMENTE!!

 

Intelecto, talento, educación y vocación:

  • Pueden haber sido diagnosticadas como Asperger de pequeñas, o pueden haberlas visto como talentosas, tímidas, sensibles, etc. Pueden haber tenido obvios o severos problemas de aprendizaje.

Fui diagnosticada recién el año pasado, a los 20 años. De pequeña, y de grandecita también, siempre fui tímida. Si le preguntan a mi mamá, soy inteligente… En el colegio iba al “Gifted Program”, que era para los chicos que más rápido iban en el colegio. Nunca tuve problemas severos ni obvios de aprendizaje en lo más mínimo.

  • A menudo son personas amantes de la Música y el Arte.

¡Sí! Mi familia es muy “de músicos” … En particular, toco el piano, me encanta cantar, el ukulele, y toqué por un tiempo el violoncello. Música es mi refugio, siempre. No soy muy artista plástica, nunca me salió y siempre termino frustrada. Pero me fascina leer y escribir. 

  • Pueden tener un conocimiento concreto extenso o talentos muy fuertes.

En mi caso, sí. No sé si tengo talentos muy fuertes; pero sí tengo conocimiento concreto extenso sobre los temas que me interesan, por ejemplo, autismo, el mundo cinemático de Marvel, libros, gramática, Sherlock Holmes, Disney, entre otros.

  • Pueden tener interés muy acusado en ordenadores, juegos, ciencia, diseño gráfico, inventos, cosas de naturaleza tecnológica y visual. De pensamiento más verbal se pueden acercar más a la escritura, los idiomas, estudios culturales o Psicología.

Sí, absolutamente. Siempre fui muy tecnológica, me encanta la ciencia, el diseño gráfico me fascina (y no soy muy mala en eso tampoco), todo lo que sea tecnológico y visual me llaman mucho la atención. No soy inventora en lo más mínimo, sinceramente soy demasiado perezosa para eso. Soy de pensamiento verbal, 100%. Pienso en palabras, armo mis conversaciones con pedazos de diálogos y letras de canciones, partes de libros… De hecho, estudié un año de Psicología y hoy en día estudio Educación Especial.

  • Pueden haber aprendido solas a leer, hiperléxicas de niñas y poseerán mucho conocimiento autodidacta.

No aprendí sola a leer, pero en cuanto aprendí, no paré. Aprendí a hablar de muy pequeña y no me callé más. Las cosas que me interesan y de las que más sé, es porque las aprendí sola. Mi récord actual de lectura es haber terminado la saga completa de Harry Potter en una semana y media. Cuando tenía 13, leí la Trilogía del Señor de los Anillos en una semana.

  • Pueden estar muy apasionadas por un estudio o curso y cambiar radicalmente de dirección, desinteresándose por lo anterior.

Esto es un problema para mí. Me pasa seguido que algo me encanta y quiero hacer eso sí o sí, y después, no, ya no quiero saber nada.

  • Tendrán a menudo dificultades en mantener un trabajo concreto y la búsqueda de trabajo como algo desalentador.

No tengo experiencia en este ítem. Tuve la suerte de cada vez que conseguí trabajo, no lo conseguí, me fue ofrecido. Soy niñera desde los 16, y trabajé en 4 familias diferentes. La primera dejé de trabajar porque creció la familia y eso significó una reorganización que terminó conmigo ya no trabajando allí; lo mismo en la segunda familia; en la tercer, se mudaron y yo no pude reorganizarme para ir por una cuestión horario; y en la cuarta sigo trabajando actualmente. Tengo buena reputación como niñera, mucha gente me llama y terminé contactando a varias personas con amigas en las que yo confiaba mucho para que trabajen. No sé qué voy a hacer cuando tenga que buscar trabajo por mi misma, cuando empiece a buscar lugar en una escuela; sí me desalienta, pero no tengo experiencia en el tema como para dar una opinión o comentario más concreto.

 Aunque inteligentes, en algunos casos pueden ser lentas en comprensión a causa de procesos sensoriales o cognitivos. No son buenas siguiendo instrucciones verbales: necesitan escribirlas o dibujar un diagrama.

¡Sí! Simplemente, sí. Prefiero escribir todo. Para estar segura…

  • Tienen obsesiones, pero no son tan frecuentes como en los chicos. Tienen menos probabilidad de ser “trainspotters” (los que se quedan mirando a cosas que se repiten, como el paso de los trenes).

Esto es cierto… Prefiero el término “intereses restringidos”, pero eso porque estudio el tema; obsesiones es más entendible para el público en general. Mis intereses ya los mencioné varias veces; pero nunca fui “trainspotter”, no demasiado al menos.

 

Emocional y físicamente:

  • Emocionalmente inmaduras y sensibles.

Difícil decir… Sí soy sensible. Las cosas me afectan y me afectan mucho. Algo pequeño me puede dejar bajón mucho tiempo, y muy bajón, y soy capaz de dejar de hacer cosas por esta misma razón, supongo que eso puede considerarse inmaduro.

  • Las emociones que predominan son la ansiedad y el miedo.

Ay, ay, ay, sí. ¡Mucho! Soy extremadamente ansiosa, y cuando me propongo hacer algo, inmediatamente me ataca el miedo de “qué podrá pasar”.

  • Son más abiertas a hablar de sentimientos y de aspectos emocionales que los chicos con S.A.

¡Sí! Somos más abiertas, pero aún nos cuesta poner en palabras lo que sentimos (empecé a usar el plural, ¡ja! Típico yo)

  • Tienen aptitudes sensoriales muy fuertes: son propensas a sobrecargarse.

¡Definitivamente! Me ayuda el hecho de que vivo con siete hermanos menores, todos músicos, a “adaptarme” al ruido y al caos. Pero me sobrecargo en seguida y necesito tiempo sola para cerrar los ojos, encerrarme y “que se me pase”.

  • Probablemente reciban medicación para diferentes síntomas. Son muy sensibles a la medicación y cualquier sustancia puede tener efectos adversos.

No tomo medicamentos.

  • Pueden tener problemas gastrointestinales de leves a severos (ulceras, reflujo gástrico, colon irritable, etc.)

Soy intolerante al gluten y siempre tengo algunos que otros problemas con mi metabolismo.

  • Intentan serenarse cuando están tristes o agitadas: balancearse, rascarse la cara, murmurar, tamborilear los dedos, balancear las piernas, dar golpecitos con los dedos y los pies, etc.

Totalmente… Yo hago esta cosa con mis manos donde las sacudo con moderada a gran violencia; de hecho, muchas veces termino teniendo que vendar mi mano porque ya me la lastimé. También me balanceo, camino en círculos, y tarareo canciones. Esto se llama “stimming” y es común a todas las personas en el espectro.

  • Son parecidas cuando están contentas: aleteo de manos, aplausos, canturreos, saltos, carreras alrededor de algo, bailes, balanceos.

Voy a tener que prestar atención la próxima vez que me ponga feliz, realmente no lo sé…

  • Odian las injusticias y odian que no se les entienda adecuadamente: esto puede incitar a la ira y el enfado.

¡Sí! Me pone loca cuando siento que no estoy haciéndome entender, o cuando no me están entendiendo y es una de las primeras razones por las que me enojo. Odio cuando me saco una nota que pienso que no merezco, o recibo trato que creo no merecer.

  • Propensas a no hablar cuando están nerviosas o tristes, especialmente después de un bajón emocional. Tartamudean menos que los chicos pero pueden tener voz rasposa, monótona en algunos casos, cuando están estresadas o tristes.

Cuando estoy bajón no quiero hablar, si alguien me pregunta qué me pasa o intenta ayudar, normalmente termina mal. En realidad, en esos momentos, no puedo poner mis pensamientos en palabras y eso me frustra y eso me enoja y encima de lo que me molestó originalmente se hace una muy desagradable bola de nieve. Tartamudeo bastante, en especial cuando estoy ansiosa o nerviosa; me dijeron que puedo sonar monótona muchas veces.

 

Relaciones Sociales:

  • Sus palabras y acciones son frecuentemente malinterpretadas por los demás.

Esto sí me pasa. Muchas veces estoy tratando de ayudar o comentar sobre algo y sale como si estuviera haciendo un reclamo o quejándome.

  • Son percibidas como frías y egocentricas, poco amigables.

Nunca me dijeron así, no tengo muchas amigas, pero no creo que se me perciba como egocéntrica y fría. Tal vez sí, no lo sé.

  • Son muy habladoras en ciertas ocasiones, pueden encenderse mucho al hablar de temas por los que sienten pasión u obsesión.

¡Sí! Soy demasiado habladora. Una vez una tía me hizo una pregunta sobre autismo y yo le hablé por más de una hora sobre el tema. Pero a la misma vez, si no hay un tema de conversación interesante, o si es realmente una conversación y no un monólogo de mi parte, soy muy callada.

  • En ocasiones pueden ser muy tímidas y poco habladoras.

Si no estoy hablando con alguien con quien tengo confianza, no digo nada. Soy tímida en el profesorado, no participo en clases y me cuesta muchísimo hacer trámites y hablar por teléfono.

  • Como los chicos se apagarán rápidamente en reuniones sociales una vez sobrecargadas emocionalmente, pero son mejores socializando en pequeñas dosis.

Totalmente, me apago enseguida. Pero sí me gusta salir con un par de amigos a un lugar tranquilo; a tomar un cafecito, charlar un ratito, esas salidas me encantan, pero me drenan.

  • Pueden dar la imagen de expertas.

No lo sé… Puede ser…

  • No salen mucho. Prefieren salir únicamente con su pareja o con los niños si los tienen.

¡Oh, sí! No tengo pareja en este momento, incluso cuando estuve saliendo con un chico (el único con el que salí en mi vida), me resultaba difícil organizar para salir a hacer lo que sea, prefería quedarme en casa, ¡pero sí lo quería bastante! ¡Me encantaba estar con él! Sí me encanta sacar a mis hermanitos a pasear (y como soy pésima con mi plata, termino gastando demás sólo en malcriarlos) y estar con peques.

  • No tienen muchas amigas intimas y no hacen cosas de chicas como ir de compras con ellas y salir por ahí.

También me pasa esto… Siempre digo que mi mejor amiga es mi hermana, y ella y mis tías son las únicas con las que eventualmente hago “cosas de chicas”, aparte de ellas, no tengo “amigas íntimas”.

  • Tienen una amiga cercana y amigos en el colegio, pero no una vez llegada a la edad adulta.

No esperaba encontrar esto aquí como característica, pero es muy cierto en mi caso. Cuando era pequeña tenía dos amigas muy cercanas con las que compartíamos mucho. Por cuestiones de la vida nos alejamos y unos años después encontré otra niña con la que compartir. Ya de más grande me empezó a resultar mucho más difícil conseguir y mantener amigas, ya que las cosas típicas de chica adolescente a mi no me interesaban y porque las interacciones sociales de las chicas adolescentes y las mujeres es mucho más complicado que el mundo de las niñas (ahora que lo pienso, esta característica tiene mucho sentido…)

  • Pueden o no querer una relación sentimental. Si tiene una relación probablemente la tome muy en serio, pero puede preferir quedarse soltera.

Siempre fui la “Susanita” de mi familia, porque desde pequeña que digo que quiero ser mamá, eso implica una relación sentimental con el padre de mis hijos. Tomo las relaciones muy en serio y me exaspera esas relaciones “que no son nada” o poco serias. En este momento, siento que tengo otras prioridades, y, aunque si saliera la oportunidad lo podría llegar a considerar, no quiero meterme en una relación emocional en este momento de mi vida. El año pasado intenté salir con un chico y resultó ser muy abrumador. En todas las cuestiones de mi vida trato de mantener un orden y de priorizar, planifico todo y a todo lo convierto en procesos lógicos (que le quita un poco al “sentimental, pero puedo ser muy amorosa también…).

  • Si se sienten atraídas por un chico pueden ser extremadamente extrañas para hacérselo saber: pueden quedársele mirando o llamarlo constantemente.

“Me gustaron” varios chicos a lo largo de mi adolescencia, pero nunca se lo hice saber a ninguno, no sé cómo hacerlo realmente… Una vez me acerqué a un chico que “me gustaba” porque quería entablar una conversación, terminé cayéndome encima de mi violoncello y saludando desde mi lugar en el piso, luego salir de ahí lo más rápido que pudiera sin correr. Otra vez un chico se “declaró” que “gustaba de mí” de una manera un poco indirectamente directa, contándome que gustaba de una chica que no le prestaba atención. Este chico pasó a describirme a mí, yo le respondí “¡qué lástima!”, no dándome cuenta hasta después que efectivamente hablaba de mí. Un par de veces tuve que mostrar mensajes de texto a mi mamá o a mi hermana y preguntar “¿me está invitando a salir?”.

  • Esto ocurre por fijación y porque no entienden los roles sociales de géneros. Esto cambiará con la madurez.

¡Mirá vos! Ni idea… Tengo 20 años, me creo bastante madura, pero quizás no… Les cuento en unos años si esto cambió o no…

  • Normalmente prefiere la compañía de animales por razones sensoriales, pero no siempre.

Prefiero la compañía de ciertos animales… Tengo una perrita que es mi mejor amiga y mi mundo… Nada mejor que estar sólo con ella. Siento una conexión con los aniales muchas veces, pero la mayoría de los animales me molestan por cuestiones sensoriales… No me gusta estar con animales muy grandes o “brutos”. Tenemos un labrador en mi familia que me vuelve absolutamente loca y nunca pude aguantar mucho. Es muy inquieto y bruto y no me gusta la sensación de su pelo contra mi piel, no me gusta la sensación de su lengua, y mueve su cola constantemente y golpea con ella, cosa que me pone muy nerviosa, y su tamaño me resulta abrumador. Mi perrita es un caniche, su pelo es poco y se siente como una nubecita, su lengua es pequeña y no me lame si le pido que pare. Es cariñosa pero es tranquila, me entiende y sabe cuándo acercarse y “mimarme”, cuando es mejor acompañarme pero a una distancia (se acuesta en la punta de mi cama, o al otro lado del sillón, pero está) y cuando es hora de estar activa y jugar. Los animales me resultan más fácil de entender que las personas, pero les tengo un cierto respeto.

  • Normalmente están orgullosas y son muy protectoras con los “dones” que el Asperger les ha concedido, pero les gustaría encontrarse mejor en el mundo y sufrir menos.

No puedo ponerlo en mejores palabras… Disfruto de “ser yo” muchas veces, me parece que soy una persona inteligente y que puedo hacer lo que me proponga, pero siento que también tengo barreras, y me frustro constantemente. No creo que es todo un camino de flores hermosas, y que las mismas características que me dan “dones” de los que me siento orgullosa, también me hacen sufrir. Hay positivos y hay negativos y me parece que está bien hablar de ambos. Me encanta mi memoria, mi empatía, mi inteligencia. No me encanta mi frustración, la sensación de estar perdida en el mundo, los “meltdowns” … Pero sí me siento muchísimo mejor conmigo misma ahora que sé que tengo Asperger que cuando no sabía qué era lo que me hacía tan diferente.

¡Bien! Resultó ser una lista bastante acertada… Fué divertido responder a estos puntos y espero pueda ser de utilidad a otras chicas que también estén buscando sus lugar en el mundo, o madres que estén ayudando a sus hijas a encontrar su lugar en el mundo.

¡Gracias por leer!

La Chica de Sombrero

Compartir: